El primer paso en cada proyecto es conocer y analizar detenidamente la marca o producto, el mercado, el consumidor y su contexto. Con ello, podremos definir un plan estratégico que establezca el posicionamiento, la plataforma de marca y las pautas a seguir para su activación.