La activación de marca consiste en la puesta en marcha de un plan de acción, que contemple las iniciativas necesarias en todos los ámbitos, para construir la imagen de marca deseada, de acuerdo a la estrategia que previamente haya sido determinada. Generando en nuestro público una experiencia única y consiguiendo una relación perdurable en el tiempo.